Humidificador BebéHumidificador Bebé

¡Comprar el mejor Humidificador de Bebé!

Mamis y Papis, cuando tienen un recién nacido, es importante controlar la temperatura y la humedad de su habitación. Especialmente en la epoca de invierno y en zonas de interior, al poner la calefacción es fácil que el ambiente se reseque y eso puede provocar irritaciones en el sistema respiratorio, la piel y los ojos del bebé. Instalar un humidificador de bebé permite evitar estos riesgos para su salud.

Somos especialistas en humidificadores, tenemos seleccionado gran cantidad de tipos, marcas, baratos, grandes, medianos y muchos más...

Humidificadores para Bebé más vendidos del 2021

Los humidificadores favoritos de nuestros niños.

Nuevos Humidificadores para Bebé

Silenciosos, de vapor frío, ultrasónico, aromaterapia, luz nocturna LED.

Humidificador Bebé vapor frío

Humidificador Bebé vapor caliente

¿Qué es un humidificador para bebés?

El humidificador es un dispositivo que ayuda a regular la humedad relativa del aire. Se utiliza en espacios interiores y habitaciones para mejorar la calidad del aire que se respira nuestro bebé.

Básicamente contiene un recipiente con agua que, a través de diferentes mecanismos (dependiendo del tipo de humidificador), se evapora aumentando la humedad relativa con lo que mejora la calidad del aire que respira el bebé.

Ventajas de usar un humidificador para bebés

Saludable para nuestros bebés, estas son las principales ventajas que podrás tener con los humidificadores:

  • El bebé respirará un aire menos agresivo para sus vías respiratorias y de mejor calidad.
  • La humedad, a niveles adecuados, reduce la proliferación de agentes infecciosos.
  • Niveles de humedad relativa del 40% al 60% reducen las molestias respiratorias y alivian la congestión nasal.
  • Reduce los niveles de electricidad estática.
  • El ruido que hacen algunos humidificadores puede funcionar como ruido blanco que arrulle al bebé y le ayude a dormir.

¿Por qué comprar un humidificador para bebés?

El sistema respiratorio de los bebés y de los niños, así como sus ojos y su piel, es muy sensible a ciertos factores ambientales como la humedad y la temperatura. Los valores considerados óptimos para la salud en el hogar son de entre el 40% y el 60% de humedad, lo que no resulta fácil de mantener si se vive en una región de clima seco o si, simplemente, se enciende la calefacción durante el invierno.

En este sentido, resulta útil adquirir un humidificador para garantizar el bienestar del bebé en el hogar. Además, en caso de resfriado, se aconseja evitar el uso de medicamentos en niños menores de dos años. Por tanto, una buena forma de prevenir y aliviar los síntomas del resfriado, tan común entre los pequeños, es mediante el uso del humidificador. De hecho, cabe destacar que los virus y las bacterias proliferan mejor en ambientes secos y fríos, con lo que la falta de humedad en el hogar puede provocar en el bebé: irritación y picor en los ojos, labios agrietados, piel seca, secado de las mucosas, empeoramiento de los síntomas del resfriado, dificultades para respirar y malestar general.

Tipos de humidificadores de bebés

Humidificadores de vapor frío (ultrasónicos)

Estos humidificadores producen vapor a temperatura ambiente, con lo que no aumenta la temperatura de la habitación. Se trata de unos humidificadores que no hierven el agua, sino que generan una fina capa de vapor por medio de ondas de ultrasonidos. El vapor en cuestión, al ser tan fino, penetra mejor en las vías respiratorias. Estos humidificadores producen una niebla que refresca, pero no enfría. Además, son muy seguros, ya que evitan que el bebé se queme con el vapor caliente por accidente. Estos dispositivos, usados en hospitales, consumen menos electricidad que los aparatos de vapor caliente. Eso sí, requieren una limpieza frecuente para evitar la acumulación de moho o bacterias. Ver humidificadores de vapor frío

Humidificadores de vapor caliente

Algunos pediatras recomiendan el uso de vapor caliente en lugar de frío, ya que el vapor caliente elimina los gérmenes y los virus durante su formación en el humidificador, además de ser más fácil de respirar por el bebé. Los humidificadores de vapor caliente hierven el agua por mediación de una resistencia eléctrica, con lo que consumen más electricidad y pueden subir la temperatura de la habitación entre 1 y 3 grados. Se deben tomar precauciones con este tipo de dispositivos, ya que existe el riego de quemarse con el vapor caliente en caso de accidente. Ver humidificadores de vapor caliente

Vaporizadores de aire frío

No se trata de humidificadores técnicamente hablando, pero se pueden utilizar con la misma finalidad. Los vaporizadores no hierven el agua, simplemente presurizan el aire que absorben de la habitación a través de un filtro empapado en agua, para luego expulsarlo de vuelta, una vez que este se ha humedecido. Son menos efectivos que los dos tipos de humidificadores vistos anteriormente. Ver vaporizadores de aire frío